domingo, 13 de julio de 2008

Libertad o muerte.

Soy carnívoro. Como animales muertos. Lo se, pero aun que me toque los cojones, disfruto como un loco comiéndome un buen stick tartar o un solomillo muy poco hecho al roquefort o un carpaccio de gambas o de lo que sea, mientras sea crudo ¡¡¡Ñam, ñam…!!! Pero eso no quita que no me guste ver animales vivos sufriendo por estar expuestos en una pescadería. Si, el marisco es fresco, mira como se mueven los cangrejos de río o las navajas o los centollos… No, la verdad es que no me gusta. Además, en la sociedad en que vivimos, si no lo ves sufrir, es solo alimento, no un ser que antes tenia vida. Podemos comer en paz y sin remordimientos, ahora, si se mueve…
Por eso el otro día sentí un instante de alegría, de esperanza. Un cangrejo de río, había escapado de la caja donde estaba preso y amontonado cruelmente con el resto de sus semejantes que habían sido secuestrados y separados de sus familias. Poco a poco se deslizaba por una pendiente de fresquísimos y sonrosados cadáveres de langostinos en busca de la libertad. Pero en lugar de escapar de esa fosa común llena de deliciosos cuerpos sin identificar, se encontró con un insalvable precipicio del que se alzaba una especie de monstruo gigantesco y horripilante con solo dos patas superiores y otras dos inferiores que se perdían en el abismo sobre las que se erguía y que le observaba con unos enormes ojos muy, pero que muy abiertos. Ante tal visión solo le quedaba una carta que jugar, luchar. Imito la posición del monstruo gigantesco y se alzo sobre sus patas y cola trasera levantando sus pequeñas pinzas de forma amenazante he hinchando su exoesqueleto todo lo que pudo.
Yo, el ser monstruos, saque el móvil de mi bolsillo y le hice una foto, esta impresionante foto.


Después, pague las dos doradas y los 5 lenguados que había pedido y me gire para marcharme, no sin antes volver la cabeza y ver con mas asombro si cabe que el cangrejo de río, incansable, se dirigía hacia arriba en busca de esperanza.
Cuando conducía de camino a casa pensé, se merecía vivir, tendría que haberlo comprado y dejado en libertad, por que cualquier ser vivo que lucha con tal valentía y arrojo, se merece ser libre.

La libertad está en ser dueños de la propia vida.
Platón (427 AC-347 AC) Filósofo griego.

Besos y abrazos a casi tod@s.






35 comentarios:

  1. Pobrecito. Sí que da pena, sí. A mí cuando en mi casa tiran los bueyes de mar a la olla de agua hirviendo vivos me entran los siete males, siempre me avisan antes de echarlos para que salga y no lo vea. Y eso que su muerte es muy rápida, pero me da mucha lástima (eso sí, me los como, lo confieso). La foto que hiciste es espectacular y espeluznante. ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Es como dices, si la carne nos la presentan en el plato o la compramos en una bandeja plastificada sólo vemos alimentos, otra cosa séría verlo, presenciar una matanza...Sé que entonces me haría vegetariana de todas todas...

    BSS

    ResponderEliminar
  3. PD: impactante la foto!!!

    ResponderEliminar
  4. Una cosa es seguir con la cadena alimenticia y otra ya es eso, crueldad....

    Besicos

    ResponderEliminar
  5. Jo, pensaba que lo habías comprado y devuelto al río. A mí también me da pena ver animales muertos en los mercados. En el de Triana había conejos colgados en pinchos y cerditos enteros plastificados. En esos momentos piensas en hacerte vegetariano, del tirón.

    ResponderEliminar
  6. Como me ha gustado esta entrada!!!

    Esto demuestra una vez más lo sensato que eres!!!

    Increible fotografía.

    Saludos,

    Silvia.
    PD. Me dán ganas de ir yo a por el animalito para dejarle en libertad!!!

    ResponderEliminar
  7. Excelente, excelente y excelente. Qué buen escrito, amigo Hasta, es alucinante cómo has descrito todo. Dan ganas de hacer una peli de esas de animación. Y el cangrejo en la foto y la foto misma son bestiales, qué tío, tú y qué tío el cangrejo, joder, ese es el Leónidas en el mundo de los cangrejos ja ja ja, qué bueno, es simpatiquísimo y de verdad que de una fuerza abrumadora.

    La verdad es que aunque el pobre cangrejo no lograra la libertad tras su batalla particular termopilera, en la siguiente vida lo seguirá intentando, y una vez, y otra, hasta que lo consiga y libere a todos los cangrejos; deberían de formar un ejército poderoso, tener aun más fuerza de la que tienen en esas pinzas y cortarle la cabeza a todo aquel que se lo quiera engullir.

    A parte, bueno, yo muy carnívoro no soy, pollo y alguna vez algo de vacuno, pero también como mucha verdura, y siempre pido perdón por engullir a esos seres, también vivos, es más, viven más que los animales, pues aunque una lechuga esté cortada, sigue verde y lozana hasta que nos la metemos en la boca.

    Si fuera por la vida de los seres exteriores a nosotros y el respeto que le deberíamos, NO comeríamos nada, y eso es la verdad una forma a la que se debería de llegar. Pero si no, pues nos disculpamos, pedimos permiso, entramos en comunión con el ser a engullir y le decimos que sólo va a convertirse en otra cosa, que en breve vuelve a la vida, se transforma, sigue, lucha y vence.

    Qué bueno. De verdad, voy a guardar la foto.

    Un abrazo

    Hectópolis

    ResponderEliminar
  8. Enternecedor, un relato que casi me arranca las lágrimas. Ese cangrejito tenía el mismo valor que Braveheart o que Espartaco. Es el insensato que se atreve a revelarse contra su destino, valiente, dispuesto a plantar batalla aún estando despojado de las armas necesarias.

    Los demás cangrejos... cobardes, dejaron a su amigo solo, sin el apoyo que las masas deben de dar a su líder, y más cuando ese líder estaba en el anonimato.

    Esta entrada no me ha tocado los cojones, sino que acabaré exclamando: Ole!! tus cojones, cangrejo.

    P.D.: Un gesto que hubiera honrado tal gallardía habría sido comprarlo y cocinarlo con un poquito de Jerez, y antes de morderlo, levantar los ojos al cielo y agradecer que un valiente como él haya acabado en tus fauces. o mejor no?, jejejeje

    Muy buena la anotación, felicidades

    ResponderEliminar
  9. Yo veo normal que los animales se consuman para comer, es triste, lo se, y no me gusta que ningún animal sufra, pero desde siempre se ha consumido carne en nuestra alimentación y es muy dificil erradicar la carne de nuestra dieta.
    Lo que odio y desprecio totalmente es el uso de animales para otro tipo de 'consumo' tipo ropa, donde se utilicen pieles de animales para vestir, pruebas de cosméticos y demás productos en animales etc etc
    A esa gente, le quitaba la piel yo a tiras, a todos esos hijos/as de puta que llevan pieles, incluida la cerda de la ana obregon, ¿y esa es biologa? que gran amor por la naturaleza! oh si! y a todos aquellos que no sepan que hay muchas formas de testar productos que no en los pobres animalillos, eso es lo que me produce verdadero estupor.
    Animales como alimento si, como diversión no.
    A todo esto, soy antitaurina y a ver si los retrógrados taurinos se acaban y se extinguen ya de una puñetera vez, que prueben a clavarse banderillas en los huevos, a ver si les gusta.
    ahí queda mi coment hasta, lo siento pero me puede ver como se maltrata, tortura y se mata a un animal ante la mirada de babosos y gentuza que no tiene nada mejor que hacer que mirar violencia.
    Asco de la España más cerrada y antigua.

    ResponderEliminar
  10. no puedo hacerme vegetariana....mi país me lo prohíbe, jejeje....pero es que el asado...

    pero mirá, es el ciclo de la vida y la subsistencia. la carne tiene valores nutricionales que los vegetales carecen y viceversa. Lo que no puedo tolerar es el abuso en la matanza de animales con fines comerciales del tipo: ropa, cremas, zapatos, etc... por ahí no paso.NO,SEÑOR, llamenme hipocrita, lo que sea, pero núnca tendré tapado de piel, ni zapatos de serpiente, ni adelgazaré con placenta de ballena...NO.

    ResponderEliminar
  11. ciertamente da pena, pero, harias muy mal soltandolo, puesto que, por lo que veo es un cangrajo rojo americano, y una plaga en los rios españoles, donde debora a los autoctonos, además devido a la mejora del clima, su reproducción es increiblemente rapida...ahora bien, coincido contigo en que no deverian mostrarnoslos asi, aun que, quizas por ser de donde soy, estoy acostumbrado a esas cosas :) Saúdos y apertas

    ResponderEliminar
  12. Mmmmmmmmmm.....me he quedado en la línea 6 cuando he leído "steak tartar".......ahora recuerdo cuando mi madre me echaba la charla de pequeña por coger la carne cruda de la nevera.........mmmmmm......

    ResponderEliminar
  13. Desde luego, no paras de sorprenderme, es sorprendente como de algo tan simple has sacado una gran historia.
    Sin duda un cangrejo valiente.
    SALU2

    ResponderEliminar
  14. lo cierto es que nadie en la cadena alimenticia tiene compasión con su presa. cuestión de superviviencia....

    ResponderEliminar
  15. Jajajjaa!!! Que genial eres!!! La foto es la ostia!!!

    Una vez, en su super, vi correr a un cangrejo por el suelo. Estaba perdido...

    Llegué a casa roja como un tomate. J., que ya me conoce, me dijo "que has hecho?", y yo "he robado una cosa".

    J. flipaba. "Como que has robado?" Jajajaja!!! Lo siento, me había metido el cangrejo en el bolso y lo llevamos a la playa... me sentía fatal por haberlo robado, pero es que venía hacia mi, y lo encontré como una prueba clarísima de que debía hacerlo.

    Primera y última vez que robaba. No veas los nervios que pasé... aunque... y si me llegan a decir que abra el bolso y les sale un cangrejo??? Jajajajaja!!!

    Un besote!!!

    PD: Soy muy carnívora... me sabe mal por los animales... pero es que me pirra la carne... para sentirme mejor pienso que un león no nos haría ascos... ley de vida...

    ResponderEliminar
  16. Anónimo5:39 p. m.

    Para seguir la cadena alimenticia no hay que comer animales.

    Si mi perro y mi gato tienen todos los lujos que puede tener un ser vivo: amor y cuidados, ¿por qué no lo podría tener una vaca? ¿es menos ese pobre animal que mis mascotas? NO. Así que lo que hago es evitar comerme "animales de cuatro patas" como diría mi admiradísima Gwyneth Paltrow.

    ResponderEliminar
  17. Jejejeje
    Esta genial la foto,parece que está posando,jeje

    Besos

    ResponderEliminar
  18. buenas:
    eres total!!
    lo primero decirte que te he "tomado prestada " la foto, es que es tan entrañable, que ojillos tiene el joío.
    Cuando era una enana un día llegó acasa mi hermano con un cangrejo de río. Se había escapado del mercado( este si lo consiguió) y estuvo con nosotros un tiempo, la verdad imagino que serían unos dias pero bueno, se pasaba la mayor parte del tiempo metido en una super jarra y el bicho se enganchaba con las tenazas al borde y hacía el "angel" de 10 ... desde entonces no puedo ni probarlos ..
    pensé que le salvarías, a tus peques les habría gustado

    "La libertad está en ser dueños de la propia vida", pero ciertamente muy pocos pueden decirse libres.
    Un beso Hasta

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que a mi no me molesta, es más siempre digo que me estan carneando una vaca enfrente mío y me como con gusto el asadito, pero conejos, ciervos y otras cositas no puedo comerlas.
    Igual me gusto lo que dijiste de salvar al animalito que con tanto ímpetud luchó por su vida...lástima que no lo hayas adoptado como mascota

    ResponderEliminar
  20. Pues a mi que me parece un poquito artificial la postura del cangrejillo ese...
    Pero lo de Platón...es cierto. Tiene que ver con "El mito de la Caverna".
    A mí la carne semi-cruda, sobre todo la ternera.
    Un saludo desde el sureste

    ResponderEliminar
  21. La verdad que lo que cuentas es una verdad como un templo. A veces ver esos animales en el mercado moviendose da un poco de yuyu, yo a igual que tú, prefiero ya verlos muertos, al menos no me sentire tan culpable. En fon, no valgo ni para cazar ni para pescar...

    Biquiños.

    ResponderEliminar
  22. Desde tu balcón: ¿Artificial…? ¿Te refieres a que no la he hecho yo o es un montaje…?
    La foto es totalmente autentica y si no, ves al Karrefur y mírate a que precio están la maya de berberechos ¿lo pillas? Je, je, je…
    No, en serio, la foto es mía.

    Bienvenida, estás en tu casa.

    A los demás, gracias por la visita. Como siempre es un placer.
    Y a los novatos, no os escaqueéis que alguien tiene que fregar los platos, je,je, je…
    Bienvenidos, estáis en vuestra casa.

    Besos y abrazos a casi tod@s.

    ResponderEliminar
  23. Soy vegetariana, no siempre lo fui. Hasta los 15 años era como un ave carroñera,comía lo peor: callos, lechecillas, madejas, sesos de cordero (con sus respectivas cabezas), caracoles, codornices,hígado de distintos animales...De repente un día,tras la conjunción de varios factores, decidí que abandonaba el consumo de todo aquello que tuviera sistema nervioso, ya que, si lo tienes, sufres.
    Teniendo opción en este país soy vegetariana desde hace más de una década , evidentemente si viviera en un país en el que la supervivencia es el pan de cada día no dudaría en comer lo que hubiera (a la gente le vendrá a la cabeza Etiopía, por ejemplo),.
    Cuando me dicen que las plantas sufren, bueno...yo no me meto con nadie, a la gente parece q le joda q uno sea vegetariano, a mí me da igual lo q haga la gente con su cuerpo, pero eso sí,más criticaría yo a la peña que se va de caza, mata y luego ni se lo come, por el simple hecho de cosificar a los animales, como si le dispararas al pato de la feria, por favor...

    ResponderEliminar
  24. Querido amigo:
    Coincido absolutamente en este planteamiento de vida que tienes.
    Respecto a los animales, respecto al respeto, respecto a que no sufran y respecto a comerlos.
    Fíjate que ayer salió en TV la noticia de un camión de cerdos que había sufrido un accidente... y ver a todos los cerditos tendidos en el asfalto me impresionó más que el amasijo de hierros en el que se había convertido el coche contra el que chocó el camión... con el funesto resultado para su conductor...
    Sé que es fuerte, sé que no es humano, pero es la puta verdad.
    Coincido contigo, amigo... como casi tantas veces.
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  25. Jajajaja¡¡¡¡

    Parece que le hayas dicho "arriba las manos ¡¡¡" .

    La verdad es que el pobre cangrejo se vió sorprendido en su marcha.

    Yo me lo hubiese llevado de mascota, porque arte no le falta.

    Aunque pensándolo bien tampoco hubiese sido dueño de su propia vida... ¿Acaso lo somos alguno?.

    Besossssssssssss veraniegos.

    ResponderEliminar
  26. Aisss después de ver la foto a una le entran ganas de ser vegetariana, está claro que lo que entra por la vista, también cuenta mucho!!!!!!!!niño siento no haber pasado tan amenudo! sigues siendo un crak!!!!!!!!!! besos bien daos!

    ResponderEliminar
  27. Entonces el cangrejo no te tocó los cojones, ¿no?
    Creo que te iba a doler un poquito.

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Me imagino una sociedad de cangrejos de río hiperevolucinada leyendo este relato. Sin duda sería de un Howard Philips Lovecraft cangregiano relatando un encuentro entre seres salidos de lo más profundo del oscuro abismo del cosmo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. La foto del cangrejo es impactante, yo la verdad es que marisco no suelo comer justamente por eso, el pensar que son cocidos vivos, uffffff no puedo...

    cuando vaya a la plaza seguro que me acordare de ti, jajaja muy buen post. Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Hola. Tal vez el dilema que planteas, sea tan universal, inmortal, e insoluble, como la vida misma. Pero, aúnque yo no sea la persona más apta para expresar una opinión fundada al respecto, dada mi trayectoria de pescador submarino, actualmente incongruente con mi cariño a mi única family, unos simpáticos peces de agua dulce que tengo desde hace un año en un microestanque formado por un barreño de plástico, más felices que unas pascuas. He de decir y digo que, sólo como sardinas muertas y bien muertas. Son buenas para combatir el colesterol malo, y a fin de cuentas, abundan más que los meros. A estos ultimos, pescados de fin en fin de semana por este penitente "mea culpas", esos meros los regala a su amiga del alma. Y según me dice estan ricos ricos. Pero, he de confesar que, como pescador submarino, sé que el mero, igual que cualquier otro pez, es un animal muy inteligente. Aunque, la sardina además sea más social entre sus congéneres. Pero, como dije, c´est la vie. A mi también me gusta sacar fotos con el movil, al expositor de las pescaderias. Y también odio que se expongan animales agonizantes vivos, aúnque sean pescados. Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Pues es una historia genial y la foto realmente impresionante...
    Totalmente de acuerdo en que tenerlos ahí, ahogándose, buscando salida, es horrible...

    (me encanta Family Guy, seguiré buceando por aquí a ver si me engancho)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Muy buena reflexión, comparto bastante tu opinión, si pienso que el filete que me voy a comer, ha pertenecido a un ser vivo, me reprimiria, así que solo lo veo como alimento, por que tambien las plantas son seres vivos y los vegetarianos no les hacen ascos, asi que tampoco ellos estan libres de pecado. Te pasan unas cosas, yo me hubiera quedado de piedra e incapaz de sacar el mvl, lo verdaderamente increible es hasta donde has llegado pensando, cuanta razón tienes con lo que has escrito en el sidebar.
    Leyendo a un desconocido, etc.
    Un besote .

    ResponderEliminar
  33. Muy , pero que muy bueno.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. amigo, estoy muy de acuerdo con tu enrada, basta de la crueldad, me parece un muy buen blog, felicidades, por cierto, me gustaria tu aprobacion para vincular tu entrada con otra en mi blog, si te puedes comunicar conmigo o compartir entradas y comentarios en el futuro. suerte y saludos.

    proyectosiniestro.blogspot.com
    proyectosiniestro@hotmail.com

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Aunque no pueda contestar a todos los comentarios, que sepáis que me los leo absolutamente todos, los tengo muy en cuenta y os los agradezco, de corazón.

Besos y abrazos a casi tod@s ;)