sábado, 14 de julio de 2007

Mi muerte.

Hoy he visto mi muerte.
Estoy conduciendo mi vespa, cuando de repente, un coche se salta un ceda el paso envistiéndome. El golpe es fortísimo. Yo, caigo al suelo delante de su parachoques delantero. Es un todo terreno de gran cilindrada y me agarro con todas mis fuerzas a las grandes defensas que presiden el morro del coche. La mitad de mi cuerpo esta ya debajo del chasis y puedo notar el calor que desprenden los neumáticos al roce con el asfalto. El conductor no parece percatarse o no quiere darse cuenta que me lleva colgando de su morro. Yo, me sigo sujetando como puedo, pero las fuerzas empiezan a flaquear. Pienso en mi hija, en mi mujer y en mi otra niña que jamás llegare a conocer. Me siento triste por tener que dejarlas solas de esta manera. Sin poder decirles lo que las quiero. Que han sido lo mejor que me ha pasado en mi vida. La vida. Mi vida se escurre debajo de dos grandes neumáticos que me chafan contra la carretera.
OSCURIDAD...
Os quiero...Hoy he visto mi muerte cuando iba conduciendo mi vespa y me he puesto a llorar. Al llegar a casa he abrazado con fuerza a mi mujer, a mi hija y he besado el vientre que alberga a mi bebe.
Ella me ha preguntado.
¿Pasa algo?
No, mi vida. Os quiero y eso es lo único que importa.

Os quiero.

24 comentarios:

  1. Hombreeee! Eres bello... Díos bendiga a tus hijas, tu mujer y a tí...

    Mi vida, anda a dormir, descansa que solo eso te hace falta!
    No estés viendo nada que no va pasar todavía...

    Besos, HastaLOScojones!

    ResponderEliminar
  2. Di que sí, amigo mío. A veces, no merece la pena estar siempre hasta los cojones, lo más pequeño es lo más grande, lo que de verdad importa. La esencia de la vida, la bendita rutina, tot aixó.
    Me alegro de que estés y no te hayas ido... encima de esa forma. No sería justo. Nunca es justo.
    Abrazo enorme para tí desde esta orilla del Ebro.
    Has vuelto a nacer.
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:42 p. m.

    joeeeeer tiiiio!! que maaaal no digas esas cosas que no te conozco pero te aprecio muy mucho, que me pones de bajon, si anda si descansa como dice kt, saludoss

    ResponderEliminar
  4. Ánimo colega, si es que a veces nos vienen unas rachas que para qué. Me acabo de acojonar con tu relato, espero que estés bien y sólo hayan sido unos rasguños. Joer con los que no vigilan al volante cagontóya.
    Te envío mucha fuerza y energía positiva, si eso sirve de algo...al mal tiempo buena cara !
    Un abrazo muy fuerte,

    ResponderEliminar
  5. Supongo que será ficción lo del coche, en estas cosas es mejor pensar aunque sabemos que existe la posibilidad de que ocurra.

    ResponderEliminar
  6. Kt: Gracias mi hermosa sonrisa. Otra noche más apunto de irme a dormir y mañana será otro día... Eso espero ;) Besazo gordísimo.

    Ensalada de chocolate: Miedo tendrías si supieras con que estoy golpeando la puerta. Je, je, je... (Espero que te sepas el chiste) Bienvenida, estas en tu casa. Por cierto... Gran pose, espero que no tengas muchas agujetas ;)

    Vaina: Cada día vuelvo a nacer y cada día me pregunto a mi mismo si esta es la vida que quiero vivir. A las puertas de los 40, creo que un día u otro tendré que decidirme. Mientras tanto, un abrazo.

    Anónimo: No te preocupes, son cosas del estrés. Ya veras como se me pasa ;)
    Ahora mismito me meto en la cama. Gracias.

    Juan: Después del estudio que han sacado por la tele que dice que la mayoría de los accidentes de moto son causados por automóviles, es para acojonarse. Los rasguños, son emocionales, no pasa de eso, demasiado estrés. Puta vida que llevamos, con lo felices que seriamos sin necesitar nada. Yo, me conformo con eso. Que la fuerza te acompañe ;)

    Chasky: Son cosas que me vienen a la cabeza de vez en cuando, pero esta fue como una visión de las gordas. Me entro un mal rollo que pa que. Imagínate. Un abrazo.

    Salu2 para todos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  7. Bello blog, excelente, puedo pedirte una visita alm�o, antes que emitas tu voto?. Gracias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Buf...me ha llegado mucho este relato!

    NO olvides nunca de decirle a tus seres queridos que les quieres por favor!!! no lo olvides nunca... antes de que sea demasiado tarde...

    Un beso hasta los cojones... :)

    ResponderEliminar
  9. la verdad es que despues de leer el post me has dejado helada... espero que no sea nada... hay veces que los sueños es mejor olvidarlos...
    besitos

    ResponderEliminar
  10. Patricia: Gracias y bienvenida, estas en tu casa.

    Belén: Todos los días, a todas horas y de todas las maneras que me es posible. De verdad.
    Besazo gordo.

    Bita: El problema es que no era un sueño. Iba conduciendo la vespa cuando tube esa ¿visión? No se, pero me entro un mal rollitoooooooooo...
    Besitos para ti también.

    A las tres, salu2 y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  11. Es muy fuerte el temor a perder lo que uno ama cuando ese amor se vive a diario y se siente uno aqgraciado por tal don, la vida es injusta por lo general y no tenemos ninguna excusa para pensar que no lo será con nosotros.
    Hay que luchar contra esos temores, agarrarnos a quienes amamos y estar dispuesto a desprendernos de nuestra propia vida por ellos. Es la patria más noble que conozco.
    Te invito a Territorio Cervantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Joer... que mal rato...
    Deberíamos decir lo mucho que queremos a los nuestros todos los días. Lo damos por hecho, pero deberíamos hacerlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gregorio: Gracias por tu invitación.
    Bienvenido, estas en tu casa.

    Bernal: Pues si, imagino que el estado de animo influye en estas cosas.

    Salu2 a los dos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  14. Bah! no le des vueltas al asunto. A veces pensamos estas cosas, pero quedan en eso, en un pensamiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Lara: Tienes razón. Al rato me suelo olvidar, pero esta mesta costando un poquitito mas.

    Besazo gordo para ti.

    ResponderEliminar
  16. Anda ya!!
    Entonces eres como el de Millennium?? O quizá más como el "Friker Jiménez"?

    ResponderEliminar
  17. Esta podría ser una buena campaña para la DGT.
    Qué poco decimos "te quiero"

    ResponderEliminar
  18. urodonal9:57 a. m.

    Pues yo me paso el día dando besos, tengo a mis hijos agobiaos (3 y 5 años) y a mi mujer ni te digo.

    Bertrand Russell dijo , más o menos, que una buena vida es la que se inspira en el amor y es gúiada por el conocimiento (ahora lo miráis en el google y me sacáis los colores).

    ResponderEliminar
  19. Rosa: Pues no lo se, pero te aseguro que mas guapo... Tampoco ;)

    Interrogación: Pues no estaría mal... No. Me las piro a registrarla por si acaso que aquí el que no corre vuela.

    Urodonal: Yo igual que tu, todo el día y a todas horas.

    Salu2 y gracias por vuestra visita.

    ResponderEliminar
  20. kasandra12:15 p. m.

    Me has estremecido compañero.

    ResponderEliminar
  21. Kasandra: Gracias por tu comentario. Fue como muy real. Buff...
    Me dejo con las piernas temblando. Aun hoy, cuando lo recuerdo, me da mal rollito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Vaya tela, estaba leyendo mensajes tuyos antiguos del blog y, bueno, el caso es que me ha llamado la atención, entre otras cosas porque conduzo moto desde hace montones de años, y en estos últimos meses ya la utilizo para ir y venir al trabajo, nunca antes había hecho tantos kilómetros, y ná menos que por Madrid, de terror; y estaba leyendo el mensaje con el fondo de una ópera de Puccini y... la leche que mamaste ;), me he emocionado, proque yo también pienso a veces, cuando he estado a punto de meterme una leche... pues eso, que vaya manera más mierda de terminar y luego darle el disgusto a los míos y... buf, llorando igual; creo que conducir moto infiere algo... qué se yo, algo especial, sobre todo los que conducimos moto porque es una herramienta, no un juguete.

    Nada nada, que eres la leche, tío ;)

    Un abrazo y me alegro de que estés bien.

    Álvaro

    ResponderEliminar
  23. Gracias. La verdad es que el que no ha ido encima de una moto y a sentido la impotencia de ver como los que llevan coches juegan con la vida de uno, no creo que entiendan lo que sentimos.

    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar

Aunque no pueda contestar a todos los comentarios, que sepáis que me los leo absolutamente todos, los tengo muy en cuenta y os los agradezco, de corazón.

Besos y abrazos a casi tod@s ;)