miércoles, 25 de abril de 2007

¿Mendicidad o negocio?

Me toca los cojones la mendicidad, no por que no quiera ser solidario con las personas necesitadas, mas bien es que me siento engañado. Ya no se si el que me esta pidiendo, pasa hambre de verdad o vive de puta madre a mi costa. Me explicare...
Hace muchos años, en la salida del metro de plaza catalunya, la que da al tajo bretón (vamos... el Corte Ingles) en una esquinita, se ponía una señora muy viejecita e indefensa a pedir, yo, como casi todo el mundo que pasaba por allí, le daba alguna moneda. Cual fue mi sorpresa al ver un documental o un documentos TV sobre este tema y verla a ella reconociendo que se sacaba mensualmente unas 300.000 perras de las de antes... ¡¡¡COÑO!!! Eso si, se lo curraba por que estaba casi todo el día y hasta los fines de semana, por que el otro caso que conozco no se si es peor...
Tengo una amiga farmacéutica y 2 o 3 veces a la semana le entraba un mendigo a pedirle por favor si le podía cambiar las monedas que llevaba. Ella le solía cambiar entre 2 y 5.000 pesetas, hasta que un día, por curiosidad, le pregunto que si se ganaba bien la vida pidiendo por la calle. El mendigo, igual por la confianza que le había cogido o por soberbia (vete tu a saber) le respondió que el mendigaba hasta que se sacaba 10.000 pelas. Luego se iba para casa y, eso si, el fin de semana no curraba... ¡¡¡COÑO!!! 10.000 x 5... 50.000 x 4... ¿200.000 de nuestras añoradas pesetas al mes sin dar palo al agua?
¡¡¡SU PUTA MADRE!!!
Pensar en lo que eran hace 10 o 12 años 200.000 pelas...
Yo, desde entonces, no le doy ni un duro a nadie. Eso si, si tienes hambre, te pago un bocadillo y un agua. Y te lo comes delante mío, que también se de casos de gente pidiendo en la entrada de supermercados comida y luego la devuelven exigiendo a las cajeras el dinero de los productos. ¡¡¡PA MEAR Y NO ECHAR GOTA!!!
Tema a parte el uso (abuso) de niños y bebes con los mismos fines.
Hay que ver como esta el patio tío tío, tío neng.

Salu2.

4 comentarios:

  1. Lo malo es que cuando piden para comer y les invitas a algo, te mentan a la madre. Así son las cosas... coge la pasta y corre.
    Asco de mundo, eh?
    Salud/OS!

    ResponderEliminar
  2. que razón tienes...

    besos!

    :))))))))))

    ResponderEliminar
  3. Y es que ya no te puedes fiar de nadie. Yo también soy de las que prefiero darle un bocadillo pero muchas veces no lo quieren ¡hay que joerse!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. El mundo es de los sinverguenzas.

    Salu2.

    ResponderEliminar

Aunque no pueda contestar a todos los comentarios, que sepáis que me los leo absolutamente todos, los tengo muy en cuenta y os los agradezco, de corazón.

Besos y abrazos a casi tod@s ;)