viernes, 2 de febrero de 2007

Quien a hierro mata...

No hace falta volver a relatar los hechos.
Aquí esta la noticia.
Lo que me toca los cojones es que como nuestros gobernantes no tomen cartas en el asunto y de forma urgente, esto se va a convertir en el puto Oeste y todo el mundo acabara con una pistola en el cinto. Espero de todo corazón que no se llegue a ese punto sin retorno. Mi opinión ya la refleje en “¿Justicia injusta?” y sigo manteniéndola. Ahora bien, cuando leí la noticia del vecino de Sudanell (Segriá), no pude evitar un “yo habría hecho lo mismo”. Si, si yo viese a dos hijos de puta dándole una paliza a mi hijo maniatado y amenazándolo con un arma, os puedo asegurar que los mato, cojo lo primero que tenga a mano y los mato, sin pensármelo dos veces y sin titubear. Lo más importante para un hombre debe ser su familia y el que diga que no, cambiaria de opinión si (Dios no lo quiera) se viese en la situación. El problema es que si este hombre no llega a ser aficionado al tiro Olímpico, posiblemente la historia habría sido diferente. Es “el pez que se muerde la cola” no quiero armas pero si no la llego a tener... Buff...
Y lo verdaderamente alarmante es la facilidad para sacarse un permiso de armas y comprarse una escopeta. Solo hay que pasar una prueba psicofísica que no refleja realmente si la persona esta capacitada para tenerla o si pudiera tener algún trastorno o si pudiera usar el arma para otros fines que los autorizados por la administración.
Sigo pensando que la solución esta en endurecer las penas para este tipo de delitos evitando así el turismo temático “venga a España y robe sin que la justicia haga nada”
Por supuesto que no se puede comparar al “caso del yerno de los Tous” Para nada, aquello fue una ejecución y también doy mi opinión sobre el caso en “¿Justicia injusta?”
Lo que me parece vergonzoso y aberrante es que los familiares de los atracadores se atrevan a presentar cargos contra este hombre que lo único que hizo fue defender a su familia.
El caso esta claro hasta para la fiscalia la cual coincide con la magistrada del caso en que es “un delito de lesiones por arma de fuego” decretando la libertad condicional sin fianza para el Sr. Sebastià Ges Sabaté.
Un hombre conmocionado, asustado, descalzo, solo con un pantalón de pijama, una pistola en la mano y gritando “HE PELADO A DOS”.
Si señor, quien a hierro mata...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque no pueda contestar a todos los comentarios, que sepáis que me los leo absolutamente todos, los tengo muy en cuenta y os los agradezco, de corazón.

Besos y abrazos a casi tod@s ;)