sábado, 17 de febrero de 2007

EL NACIMIENTO DE UN HÉROE. 3ª Parte (La solución)

Cambio de estrategia convencido de ello y pongo rumbo a la sección de ropa interior para niño.
Una vez en ella empiezo a buscar y no encuentro más que slips con dibujitos… yo necesito unos blancos lisos… pues no…
Busco a una dependienta y le pregunto por unos slips para niño de color blanco de la marca “abanderado”.
A lo que ella me responde…
¿Qué edad tiene el niño?
JODIDA LA HEMOS…
Rápidamente pienso en decirle que no se la edad pero que su talla es la de mi cabeza…
JODEEEEEEEER…
Lo que yo os diga, esta noche me dejan el culo como un bebedero de patos en el cuartelillo.
Freno mi respuesta imaginándome a la dependienta pensando en donde meto yo la cabeza para saber la medida de unos calzoncillos de niño… Vamos… que ni el Michael Jackson.
Lo siguiente que se me ocurre es decirle que no son para un niño, si no para mi cabeza a la vez que hago el movimiento con mis manos de introducirme unos calzoncillos imaginarios en la misma… No se cual de las 2 respuestas seria peor. Ante mi indecisión y que me he dado cuenta que la señora de las 2 niñas esta detrás mío, como atenta a la conversación con cara de mosqueo y que la dependienta ya empieza a estar como un poco mosca, zanjo la situación con un “bueno, que venga su madre y se los compre ella”. Doy las gracias y dejo la sección con la sensación de haber capeado el temporal.
Me dirijo de nuevo a la sección de discos. Después de otros 10 minutos tomo una decisión…

CONTINUARA…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque no pueda contestar a todos los comentarios, que sepáis que me los leo absolutamente todos, los tengo muy en cuenta y os los agradezco, de corazón.

Besos y abrazos a casi tod@s ;)